El vapor vaginal (o yoni) es una terapia natural tradicional

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

El vapor vaginal (o yoni) es una terapia natural tradicional

Una de esas quejas o informes se refiere a patrones menstruales inusuales en mujeres después de recibir la vacuna COVID-19. En los últimos meses se han realizado varios estudios para investigar si existe una relación entre la vacuna y los cambios en la menstruación.

Conclusiones clave:

  • Hay informes anecdóticos de mujeres que ven un cambio en su ciclo o duración de la menstruación después de vacunarse contra el COVID-19.
  • Hasta hace poco, las preguntas sobre cómo las vacunas afectan los ciclos menstruales han sido en gran medida excluidas de la investigación sobre vacunas.
  • Un estudio de 4.000 personas informó que la primera dosis de la vacuna COVID-19 tuvo poco o ningún impacto en el momento del siguiente ciclo menstrual.
  • Un estudio de más de 5500 participantes mostró que aproximadamente el 41% de las participantes informaron cambios en sus ciclos menstruales después de recibir una segunda dosis de vacuna.
  • Un estudio reciente de más de 35.000 personas encontró que el 42% de las participantes del estudio que normalmente tenían ciclos menstruales regulares y predecibles reportaron sangrado más abundante de lo habitual.
  • Hable con su proveedor de atención médica para obtener más información y explorar otras posibles razones para los cambios de ciclo.

Las redes sociales y otros medios de comunicación han informado de alteraciones en los ciclos menstruales desde que la vacuna contra la COVID-19 estuvo ampliamente disponible en 2021. Pero, ¿qué muestran los resultados de los estudios científicos?

Indican que, de hecho, puede haber verdad en los informes que se ven con tanta frecuencia en línea. Antes de examinar algunos estudios de investigación, es necesario mencionar que los ciclos de las mujeres varían ampliamente. Si bien un ciclo de 28 días con cinco días de sangrado se considera el más común y predecible, no es el caso para todos.

Los ciclos también variarán por varias razones, incluidos cambios de peso, estrés, ejercicio excesivo, medicamentos y embarazos no detectados. Por lo tanto, los posibles cambios en los ciclos menstruales relacionados explícitamente con la vacuna COVID-19 pueden ser difíciles de precisar.

Vacuna COVID y menstruación

Hasta hace poco, las preguntas sobre cómo las vacunas afectan los ciclos menstruales han sido en gran medida excluidas de la investigación sobre vacunas. Lamentablemente, no hay muchos estudios científicos a gran escala sobre el tema. Dicho esto, algunos estudios más pequeños han demostrado un vínculo potencial.

Un estudio de 4.000 personas informó weicode-official.top que la primera dosis de la vacuna COVID-19 tuvo poco o ningún impacto en el momento del siguiente ciclo menstrual y, más específicamente, en la llegada del período de la encuestada. Sin embargo, después de recibir la segunda dosis (y/o refuerzos) experimentó un ligero retraso en la aparición del sangrado. Esta diferencia se mantuvo en el primer y segundo ciclo posterior a la vacuna, pero se resolvió en el tercer ciclo. Curiosamente, los participantes de la prueba que recibieron ambas dosis de la vacuna durante su ciclo de 28 días notaron un aumento en la duración del ciclo de dos días, que también se resolvió en el tercer ciclo posterior a la vacuna.

Otro estudio realizado en Noruega con más de 5500 participantes mostró que aproximadamente el 41% de las participantes informaron cambios en sus ciclos menstruales después de recibir la segunda dosis de la vacuna. Sin embargo, el 38% de los participantes del estudio informaron cambios intermitentes y alteraciones en sus ciclos antes de recibir la vacuna COVID-19. Por lo tanto, es difícil determinar si los cambios de su ciclo estuvieron directamente relacionados con la recepción de la vacuna.

Un tercer estudio global, que incluyó participantes de Europa, el Reino Unido, los EE. UU. y Canadá, recopiló datos autoinformados de aproximadamente 15.000 personas vacunadas. Este estudio también incorporó datos de casi 4700 encuestados no vacunados para comparar los efectos potenciales de la vacuna COVID-19 en los ciclos menstruales. Este estudio también mostró que, en general, las mujeres que recibieron la vacuna COVID-19 tuvieron un aumento de menos de un día en la duración del ciclo en comparación con sus tres ciclos previos a la vacunación. Los encuestados no vacunados no informaron cambios en la duración de su ciclo. Los encuestados que recibieron una segunda dosis informaron de un cambio en la duración del ciclo de poco más de ½ día. Al igual que con los resultados de otros estudios, los cambios informados en la duración del ciclo informados por los encuestados del estudio se resolvieron dentro de dos o tres ciclos después de su última dosis de vacuna.

Un estudio reciente a gran escala de más de 35.000 personas realizado en cooperación con la Universidad de Tulane encontró que el 42% de las participantes del estudio que normalmente tenían ciclos menstruales regulares y predecibles informaron un sangrado más abundante de lo habitual. El 44% de los encuestados en el mismo estudio no informaron cambios después de recibir la vacuna. Entre las participantes del estudio que normalmente no menstrúan, el 71% de las participantes que tomaban anticonceptivos de acción prolongada, el 39% que tomaban hormonas de afirmación de género y el 66% de las participantes posmenopáusicas informaron sangrado intermenstrual.

Aunque el estudio de la Universidad de Tulane es, con diferencia, el estudio más extenso hasta la fecha, es esencial recordar que los datos realizados se recopilaron a través de informes de experiencias personales. Por lo tanto, los resultados de los datos no se pueden utilizar para establecer un vínculo directo entre las vacunas COVID-19 y los cambios en los patrones de menstruación. El estudio (y otros similares que se basan en informes propios) no deben considerarse predictivos de los efectos dentro de la población general.

Los resultados de estos y otros estudios sugieren que podría haber una conexión entre la vacuna COVID-19 y los cambios en el ciclo menstrual.

Los datos más recientes indican que pueden ocurrir pequeños cambios, incluidos los siguientes:

  • Sangrado más abundante de lo habitual.
  • Sangrado por disrupción.
  • Ciclos menstruales más largos o más cortos.

Sin embargo, también es fundamental recordar que estos cambios y otros que pueden afectar su ciclo menstrual también pueden ocurrir por otras razones. Por lo tanto, si experimenta una diferencia en su ciclo, independientemente de si recibió una vacuna contra el COVID-19 o un refuerzo, es importante hablar con su proveedor de atención médica para obtener más información y explorar otras posibles razones para los cambios de ciclo.

El vapor vaginal (o yoni) es una terapia natural tradicional. Afirma ofrecer beneficios para la fertilidad y la salud reproductiva en general, como limpiar el útero y la vagina, controlar la menstruación y aliviar los calambres menstruales.

Conclusiones clave:

  • La vagina es una máquina autolimpiante que no requiere asistencia externa.
  • No hay evidencia que respalde la eficacia del vapor vaginal.
  • El vapor vaginal (yoni) es peligroso y no debe realizarse.

El método ha ganado una enorme popularidad debido a los elogios que recibió de varias celebridades. ¿Pero es efectivo? ¿Y qué tan seguro es?

¿Como funciona?

La cocción al vapor yoni se realiza arrodillándose o sentándose sobre un recipiente lleno de vapor de hierbas que entrega el vapor con infusión de hierbas a la vagina. La mayoría de spas incluyen un exclusivo asiento con un orificio por donde puede entrar el vapor.

El tratamiento comienza con la selección y preparación de las hierbas. La artemisa, la manzanilla, el ajenjo, la albahaca, la caléndula y el orégano se utilizan con frecuencia solos o en combinación. Se añade aproximadamente una taza de las hierbas seleccionadas a un recipiente con agua caliente y se deja hervir a fuego lento durante un par de minutos.

Durante ese tiempo, la persona se prepara para el vapor vaginal quitándose la ropa de cintura para abajo. Una vez listos, se agachan o se paran directamente sobre el bol. Para evitar que se escape el vapor, se envuelve la toalla alrededor de la cintura y las piernas. La típica sesión de vapor vaginal dura de 20 a 60 minutos.

Supuestos beneficios

El vapor vaginal se utiliza como tratamiento natural para limpiar la vagina, el útero y todo el tracto reproductivo. Se cree que puede aportar los siguientes beneficios:

  • Alivia el estrés y la depresión.
  • Detén los dolores de cabeza, la fatiga y los problemas digestivos.
  • Tratar hemorroides, infecciones e infertilidad.
  • Equilibra las hormonas.
  • Apretar la vagina.

Sin embargo, no existe ninguna investigación científica ni evidencia de que el vapor vaginal ayude con cualquiera de estas afecciones.

Las razones para ser escéptico

Como se dijo anteriormente, no existe evidencia científica de que cocinar yoni al vapor sea beneficioso y existen varias razones por las que deberíamos dudar de su efectividad.

"Más importante aún, puede ser peligroso ya que las hierbas y los aceites esenciales son químicos, y el calor puede destruir el tejido y hacer que uno sea propenso a las infecciones por hongos. La vagina se limpia sola y no necesita ningún cuidado adicional".

Dr. Kim Langdon, obstetra y ginecólogo

En primer lugar, no está claro cómo se espera que el vapor con infusión de hierbas ingrese al útero a través de un cuello uterino bien cerrado al final de la vagina. Sólo el aire o el agua a alta presión (como en la eyaculación) pueden pasar a través del cuello uterino hasta el útero. Esto sería como las duchas vaginales, que también se consideran una práctica peligrosa ya que pueden provocar vaginosis bacteriana.

Algunas personas afirman que el vapor con infusión de hierbas se puede absorber a través de la mucosa vaginal. Sin embargo, el medicamento, la dosis y el método de administración adecuados son necesarios para la absorción vaginal de los productos farmacéuticos. Estos requisitos no los cumple el vapor. Si bien la inhalación de medicamentos en aerosol beneficia a los pulmones, la vulva, la vagina y el útero no pueden inhalar sustancias ni permitir el intercambio de gases con el torrente sanguíneo. Sin embargo, las sustancias químicas pueden absorberse a través del tejido mucoso de la vagina, ya que es similar a la mucosa oral.

Finalmente, no hay pruebas de que el vapor vaginal pueda equilibrar las hormonas. Naturalmente, las hormonas del sistema reproductivo están reguladas por el eje reproductivo que incluye el hipotálamo, la glándula pituitaria y los ovarios. El uso de medicamentos hormonales (como los estrógenos) puede cambiar la actividad del eje reproductivo. Sin embargo, estas hierbas utilizadas para el vapor vaginal no son hormonas, por lo que no pueden afectar el eje reproductivo y, por lo tanto, no pueden equilibrar las hormonas.

¿Es seguro el vapor vaginal?

No, el vapor vaginal no es seguro y ningún estudio científico respalda su eficacia. Nunca se recomienda introducir aire o gas en la vagina, ya que esto podría provocar una embolia gaseosa. Además de eso, existen muchos otros riesgos asociados con este tratamiento.

Riesgo de infección

No se recomienda utilizar vapor para limpiar la vagina. Una vagina es una máquina autolimpiante que no requiere asistencia externa. El pH natural creado por la microbiota vaginal puede verse alterado por el vapor vaginal, lo que crearía las condiciones perfectas para el crecimiento de bacterias que causan infecciones vaginales.

Contents

Related Posts:

Tai atitinka kiekvienos amžiaus grupės testų proporcijas.

It's only fair to share...Tai atitinka kiekvienos amžiaus grupės testų...

Dojenčki ponavadi spijo dlje in se manj tresejo, ko so tesno poviti

It's only fair to share...Dojenčki ponavadi spijo dlje in se...

Norėdami gauti išsamų patikrintų sąlygų sąrašą, spustelėkite ČIA

It's only fair to share...Norėdami gauti išsamų patikrintų sąlygų sąrašą,...